martes, 2 de agosto de 2011

TENGO UN SUEÑO

Por: Delmy Mejía de Herrera.
Cada situación que vivimos es una página más en el libro de nuestra historia, solia decir mi Pastor Roberto Marroquín, todo es parte del plan de Dios para tu vida, es parte del propósito, Dios te está formando en la áreas donde más serás de bendición para la gente.

Ha pasado el tiempo y ahora él ya no está con nosotros. Nuestro Dios lo quería tener más cerca de él, seguimos extrañándolo, nos sigue haciendo falta, pero nos damos cuenta que no somos las mismas personas que llegamos a Ministerios de Jesús. Lo digo por mí y por muchos hermanos que así lo expresan.

 Hace unos días hablaba con una hermana muy querida y me decía: tengo un sueño y sé que puedo hacerlo y lo haré y yo digo; tengo un sueño, sé que puedo hacerlo y lo haré y sí, no llegamos a Ministerios de Jesús por casualidad. Nuestro Dios puso sueños grandes en nosotros; puso sus sueños en nosotros y necesitabamos a una persona como nuestro amado Pastor que nos hablará de propósito y que nos enseñara con su forma de actuar que tenía una actitud diferente ante la vida.
Nuestro Dios está demandando mucho más de nosotros; mucho más que vestirnos bonitos para asistir a un culto de miércoles y de domingo--- eso está bién pues la palabra nos manda congregarnos. Nuestro Pastor decía: "no somos una iglesia de eventos, somos una iglesia de procesos".
Particularmente creo que Dios puso en nuestro camino a un hombre como él para enseñarnos que nuestra vida tiene propósito y el valor que tenemos. Ese, ese era su propósito. Marcar vidas y ¡despertar aguilas dormidas! El sembró tanto en nosotros y ahora, ¿que haremos con todo eso? ¿qué estámos haciendo por la gente? No me refiero sólo a palabras bonitas, ¿Qué acciones estamos llevando a cabo para decirle a la gente que tienen un Dios que los ama y que pueden seguir adelante?
  
Y es que iglesia no es encerrarnos en cuatro paredes. Eso es "meter a nuestro Dios dentro de una caja." Hay demasiada necesidad en la gente para quedarnos dando vueltas en un solo lugar; debemos AVANZAR; tenemos tanto dentro de nosotros... Ahora sabemos nuestro valor en Dios; sabemos que no es por la capacidad, talentos o habilidades que tengamos. Dios quiere corazones dispuestos. El resto lo hará Él con su gracia y favor sobre cada uno de nosotros. ¿Qué estamos esperando? Probablemente ud como yo, tiene luchas y debilidades, pero nuestro Dios dice:

Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.
2Corintios 12:9
Tal vez suene duro, pero ¿Cuánto tiempo más nos quedaremos esperando recibir y llenarnos nosotros, cuando hay tanta necesidad afuera, niños abandonados, mujeres maltratadas, jóvenes desorientados, hambre, dolor, enfermedad, personas que han escuchado de un Dios que es bueno pero que no lo han conocido porqué no se los presentamos, no con palabras sino con acciones, no solo dándoles un pedazo de pan sino enseñándoles, capacitándoles, y por supuesto que un día querran hacer como nosotros porque entendieron que "cada situación que vivimos es una página más en el libro de nuestra historia. Todo es parte del plan de Dios para tu vida. Es parte del propósito."

¿Qué es lo que más te mueve? ¿Qué es lo que te apasiona? Tú como yo tienes un sueño y podemos hacerlo, no con nuestras fuerzas, sino con la fuerza y la gracia del Espíritu de Dios en cada uno de nosotros.

Dios le bendiga!

7 comentarios:

Hilda Hernandez dijo...

Delmy: gracias por esas hermosas palabras!!! Dios nos tiene con un proposito en esta tierra, pongamos en practica esos sueños que tenemos es nuestro corazon y seremos la diferencia, haciendolo todo para el Señor!! Dios bendiga tu vida y la de tu familia! Sigue con tu blog esta de maravilla... Con Cariño Hilda Hernandez.

Anónimo dijo...

Gracias Doctora, que bueno es saber que usted es una de esas personas que creen en los sueños y no se avergüenzan de perseguirlos.

Muchas veces no entendemos a Dios en su proceder, pero tenemos garantía de que su plan está enmarcado en el más puro amor, aun cuando resulte doloroso. Sin Dios nuestra vida es un enorme signo de interrogación.

Soy de los que creen que hasta el más mínimo tropiezo con alguien nos puede marcar totalmente nuestra vida y que nada es por coincidencia, todo está predeterminado. Por mínimo que parezca un encuentro, así como cuando el hierro lo toca el oxigeno, o cuando el carbón se hace diamante, cada persona tiene una historia que contar, algo que cambiara nuestra forma y composición de ser.

No conocí al Pastor Marroquín más que por fotos, pero por las personas que compartieron con él y lo conocían tengo la certeza de que era un ser noble y carismático que los marco de sobremanera. Lo sé porque se refleja en los miembros del Ministerio de Jesús, tienen esa particularidad, un aura de docilidad, hermandad y obediencia a Dios que los identifica mucho, su esposo es un ejemplo, nunca turba su entendimiento ni se inclina vertical hacia la ciencia, simplemente busca comprender el lenguaje de Dios y su proceder.

No necesitan palabras para denotar que Dios se manifiesta todos los días de sus vidas.

Seguro que el Pastor tiene un sueño en ustedes, el ministerio de Jesús. Les admiro, y sé que aspiran a que sus sueños se logren en realidad, no nos sintamos abochornados de tener un sueño aun cuando no sepamos cómo lograrlo o parezca muy idealista, Dios les facultara para cumplirlo, los seres humanos somos como Icebergs, solo pueden ver nuestra punta salir del agua, pero no pueden ver lo que hay en el fondo y lo grandes que somos con ayuda de Dios.

Yo también tengo un sueño, quiero sanar y servir con mis manos aun cuando parezcan retos infranqueables, siempre entendiendo que no existen enfermedades “terminales”, solo aquellas iniciales en la verdadera realidad que nos espera junto al Padre.

En un mundo donde reírse de uno mismo o estar feliz sin motivo aparente es tomado como signo de demencia o euforia, se necesitan más personas que irradien alegría y no sean indiferentes al dolor ajeno. Muchas veces un gesto o unas palmaditas pueden ayudar a alguien renuente a expresar sus pesares. No alcanzamos a saber qué fuerte es el poder de un abrazo.

La voluntad de ayudar es como intentar mover un mueble pesado, al principio es difícil empujar y conseguir el arrancón para superar la fuerza fricción, pero cuando ya está puesto en marcha la carga se mueve sin problema y se desliza por el piso. Aunque cuando se detiene el mueble es difícil volver a arrancar, Dios nunca nos da una cruz que no podamos cargar.

Lo he experimentado y cuando uno se mueve por un vehemente deseo de ayudar, aun cuando sea el camino más espinoso, se siente muy bien el hacer lo correcto.

Que Dios les fortalezca y bendiga a todos.
John D.

Delmy Mejia de Herrera dijo...

Muchas gracias John por su comentario, no me cabe la menos duda que logrará realizar su sueño. Medicina es una de las carreara mas interesantes que existe,primero, porque estudiamos al ser humano, es decir, a nosotros mismos;segundo,porque es una de las profesiones más gratificantes que existen, ya que no hay mayor satisfacción que poder ayudar a los demás; tercero, porque nunca dejamos de aprender cosas nuevas y de sorprendente de lo maravilloso que puede ser nuestro cuerpo y nuestra mente.
Ser médico es más que saber medicina. Además de profesión es un compromiso con la comunidad, con personas, familias concretas, con nosotros mismos.Como médicos, debemos mirar al paciente no como un usuario o número de afiliación, sino como un ser humano que siente, y que es un hijo de Dios; mostrarle con nuestro trato amable, sonriente y amoroso el rostro dulce de Jesús; compadecerse de él sintiéndolo cercano, comprendiendo su pesar y dolor; es decir, mirarlo como un ser humano integral.
Nunca se canse de luchar por su sueño, porque es el sueño de Dios dentro de Ud, el propósito por el cual nació. Dios le bendiga!!!

Anónimo dijo...

Dios te bendiga amiga y te use siempre de la manera q lo esta haciendo . esto q escribiste es el ESPIRITU DE DIOS hablando a tu corazon para sacudir vidas. vidas q tienen sueños y han preferido dejar esos sueños, te quiero mucho yo tambien tengo un sueño y se q puedo hacerlo y lo voy hacer sin miedo xq se q DIOS esta cnmigo...DORA

Anónimo dijo...

Cuando leo sus palabras es como escuchar la voz de mi Dios, empujándonos a lo que parece imposible, necesitamos desarrollar nuestra fe, necesitamos una gran motivación, necesitamos vivir el sueño de Dios, necesitamos que los mandamientos: Amarás al Señor tu Dios y amarás a tu prójimo como a ti mismo, se manifiesten en nuestras acciones como una luz resplandeciente, que lleva esperanza a un mundo turbado, confundido y desalentado. Es cierto porque no intentarlo? y esta pregunta me estremece Porqué no ahora? Ellis Ríos

jackie dijo...

Muchisimas gracias querida Delmy por tu linda visita. Me alegro que las palabras de mi blog te hayan alentado. Aqui estoy para tomarnos de la mano y juntas pasar al otro lado. Muchas Bendiciones para ti y los tuyos.

Tienes un maravilloso rinconcito en donde se respira la paz de Dios. Te sigo! Muchas gracias por estar aqui.

jackie dijo...

Muy agradecida por estas palabras tan edificantes para mi vida. Dios siempre llega a tiempo, Muchas bendiciones y Adelante~!!

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Dios te bendice!!!